La Incómoda verdad de las Start Up chilenas

Raúl 3

Día a día nacen empresas con el sueño de conquistar el mercado local, generando propuestas disruptivas, estrategias innovadoras y modelos de negocios que miran con ansias escalar al escenario global.
Los emprendedores chilenos cada vez tiene más determinación para independizarse y desarrollar empresas que comienzan como start up, pero la realidad es que estadísticamente el 80% no llegará al quinto año de funcionamiento y sólo un 10% de ellas logrará sobrevivir al décimo año. Si comparamos la industria del venture capital de Silicon Valley versus la de Chile, queda claro lo poco desarrollada que está en nuestro país. Datos del informe Money Tree de PwC arrojaron que las inversiones del año 2014 de Silicon Valley alcanzaron los US$23.369 millones, equivalente al 1,14% del PIB de California mientras que en Chile que alcanzaron un 0,009% del PIB.
Este escenario nos ha hecho entender que no basta con innovación, tecnología y un modelo de negocios muy pivoteado para tener éxito en la industria que queramos emprender, falta algo más; es necesaria experiencia senior dispuesta a traspasar conocimiento a empresas jóvenes y a emprendedores.
La generación de los “baby boomers” ya viene de vuelta, tenemos nuestras vidas resueltas, pero seguimos trabajando con vitalidad suficiente para compartir nuestra experiencia y aportar conocimiento estratégico a las empresas en situaciones de crisis o que están comenzando su crecimiento.
En esta etapa, el dinero ya no tiene el mismo significado que cuando comenzamos, por eso ahora queremos seguir aplicando nuestros conocimientos y contribuir con los nuevos empresarios, pero en el mundo empresarial no se tiene real conciencia de que a los senior nos queda mucho camino (10 o 15 años más) de participación profesional totalmente activa.
La mezcla de los nuevos empresarios jóvenes con los senior es positiva y beneficiosa. Contar con un directorio estratégico de alta experiencia y distintas visiones ha demostrado ser una muy buena combinación, la experiencia pesa y vale mucho a la hora de resolver problemas a start up y empresas jóvenes que pueden no saber porque están recién comenzando.

Durante mis 40 años como empresario, he creído que es un tema que no debiera preocupar sólo a los empresarios, sino que también lo debiera considerar el gobierno e instituciones que puedan generar incentivos para que las empresas puedan contar más fácilmente con gente de más edad.
Está claro que el promedio de vida de la población ha mejorado considerablemente, según el informe de la Organización Mundial de la Salud del año pasado, los hombres llegan a los 68 años y las mujeres a los 73. Ya no se jubila a los 65 años y el trabajo de gente con dos siglos diferentes encima se nota en conocimientos y formas de trabajar.

Hay, claramente, un activo que el país no está utilizando y en este momento necesitamos crecer en productividad, eficiencia y tener más habilidades competitivas porque muchas empresas están saliendo al mundo y hay que ocupar todos los recursos posibles para tener éxito.
En otros países (desarrollados), trabajar con ejecutivos senior es normal y requerido, la persona de más de 65 años tiene espacios de trabajo pre establecidos y tiene beneficios especiales porque las empresas ya entendieron el valor agregado que tienen, como el caso de Apple con Sequoia y Don Valentine, Evernote con Roelof Botha y Dropbox con Bryan Schreier, compañía que está avaluada en US$10 billones.
Fomentar el emprendimiento y la innovación son factores fundamentales y extremadamente importantes para que el país se transforme en un exportador de conocimiento. Es primordial invertir la proporción de exportación de materias primas versus servicios y productos de alto valor agregado en el camino para que Chile llegue a ser un país desarrollado.

Por esto, el apoyo a compañías jóvenes e innovadoras de crecimiento acelerado, es fundamental para que éstas puedan alcanzar mercados globales y contribuyan acortando el camino hacia el desarrollo y es ahí donde nosotros tenemos mucho que aportar aún.

Raúl Ciudad de la Cruz
Presidente City Global Group

 

Revista Innovación & Mercado.